Valor/Ganancia y Corporación/Pueblo

Parecen dos pares antagónicos y lo son según se mire el orbe actualmente existente si es que se mantienen fijas determinadas variables mediante el empleo del terror lo que conduce inevitablemente a situaciones de desarticulación de toda cadena productiva de valor y de ganancia. El valor es lo que actualmente se encuentra reducido en expresión de magnitud por la acentuada preeminencia de la determinación de obtener ganancia lo que amplia mente y profundamente es fuente de destrucción, permítasenos las malas expresiones, destrucción de valor en medida ultracreciente mediante el empleo de terror que destruye indirectamente ganancia y que en el día de hoy la extingue en una crisis sin salida según el plan trazado. A algo así le llamamos exprimir garbanzos. Veamos ahora que es plantar naranjas. En principio es no repetir los errores previos a Bretón Woods mas si con la introducción de determinadas reformas que detallaremos luego de analizar mejor la situación de los periodos de oro de la economía a escala planetaria. El actual régimen de terror conduce a mas terror y a un aumento de las crisis recurrentes y sin salida mas que para escasas personas que se verán en la dificultad de índole hitleriana de conquistar el entero mundo en búsqueda de si existentes garbanzos, mas con los obstáculos propios de los errores de Hiroshima que llevaran a un periodo de expansión nuclear.

Volvamos al valor y examinemos que hacer para que el mismo pueda florecer. En principio consideremos que acuerdos extralarge como el transpacífico y el trasatlántico pudieran dar alguna ganancia sino violaran todas las reglas de generación de valor, es decir, que la gente trabaje en forma cooperativa y que desde ahí hubiera alguna clase de pretendida transferencia, cosa improbable por no decir imposible, mas si mercado y demanda sostenida si hay planificación estatal acorde a la génesis del valor, desarticulada por la preeminencia del desempleo que no sostiene ninguna tasa de ganancia ni financiera ni productiva. El mundo no es la Europa de Hitler ni lo que los poderes corporativos y el pentágono piensan, como quedo demostrado que no era lo que habían pensado en el 2000 y años afines, como las crisis del 2003 y 2008. Nos estamos yendo por las ramas mas era necesaria una introducción. No basta con hablar de impredictibilidad pues nos perdemos en un mar de indeterminación  sociohístorica tan ajena al pensamiento liberal y tan propia del pensamiento marxista mas propia de Clausewitz que de Giap, es decir, los comportamientos estancos no interdependientes y sin interrelaciones mutuas que los convierten en sistemas de interdependencia recíproca o simplemente sistemas interdependientes, diremos mas allá de Giap.

Antes de proseguir deberíamos aclarar que nuestro razonar se desarrolla en espiral lógica y que, ocasionalmente, puede incluir el borrado o rectificación, y para ser mas transparentes diremos que si una parte invalidara el todo o las conclusiones, volveremos a comenzar, nunca de la nada pues dimos muchas certezas con atrevida certidumbre. Continuemos pues. Aquí un tema que daría para largo y que si bien proseguimos no agotamos en la presente publicación. Ya seguimos… Acuerdos macro mal trazados pueden generar mayor perdida de valor y ganancia futura a largo plazo que un rédito especulativo destroza al proyectar hegemonía absoluta sobre un campo de la nada por ausencia de acuerdos micro de creación de valor y ganancia que son esenciales como la existencia de las cuatro clases fundamentales de toda formación económica capitalista sea de estado o controlada por la Democracy de las corporaciones y el pentágono. Ya veremos como aquí cabe una distinción y un matiz fundamental para nuestro análisis pues a veces el concepto de valor en nuestra teoría proveniente de la superación del marxismo y del liberalismo llega a ser cuasiantagónico del de ganancia de ambos sistemas de pensamiento irreductibles entre si por falencias sociohistóricas del cambio de época que requiere un nuevo paradigma económico. La economía es una ciencia: Ptolomeo, Copérnico, Galileo, Einstein… Ilustración al encabezado de Raquel Menna que fuera asesinada en el marco del plan cóndor y que con su experiencia hoy ayudaría a los tecnócratas del primer mundo y demás enanitos de jardín, sepan disculpar el apelativo, del todo el mundo actual a hallar soluciones reales a problemas reales con declarada inteligencia y conocimiento de causa. Los estados terroristas pueden ser efectivos en la aplicación del terror mas deberían vaticinar las secuelas sociohumanas en perdida de formación de teoría asertiva que un terror no selectivo provoca. Si es selectivo, ¿Quien determina con certidumbre tal selección? ¿Quién puede predecir la resultante de otro Aushwitz? ¿No era mejor la sociedad de control que la disciplinar? ¿Quién disciplina a los sobrevivientes enloquecidos que no bajan las banderas y que votan luchar? ¿Y si se multiplican como en otros periodos mundiales de auge de lucha de clases y rebeldía consecuente? ¿Que ética puede justificar tal estado terrorista cono existente? Continuaremos en una segunda publicación sobre el mismo tema a continuación en otro lugar del complejo temático, recorralo mediante las dadas tres opciones de las solapas de arriba…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s